Lesiones comunes y graves en el fútbol: tratamiento y prevención

27 febrero 2024
lesión fútbol - Clínica Fisioterapia Melow

El fútbol es uno de los deportes más populares del mundo, pero también conlleva un alto riesgo de lesiones tanto leves como graves para los deportistas. En este blog hablaremos de las causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento y prevención de las lesiones más comunes en el fútbol desde el enfoque de la fisioterapia deportiva.

Lesiones frecuentes en el fútbol

El fútbol es un deporte de contacto que puede provocar diversos tipos de lesiones. Algunas de las más comunes son:

Esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una de las lesiones más frecuentes en el fútbol. Sucede cuando se fuerza la articulación más allá de su rango normal de movimiento, estirando o desgarrando los ligamentos que la rodean.

Los síntomas incluyen dolor, hinchazón e incapacidad para soportar peso. El tratamiento consiste en reposo, hielo, compresión y elevación. La mayoría de los esguinces de tobillo sanan en 2-4 semanas con rehabilitación. Es importante fortalecer los músculos del tobillo para prevenir recaídas.

Esguince de rodilla

El esguince de rodilla o esguince de ligamento lateral interno ocurre cuando se estira o se desgarra el ligamento lateral interno (LLI) de la rodilla. Es común en deportes de giro y contacto como el fútbol.

Los síntomas incluyen dolor en el lado interno de la rodilla, sensación de inestabilidad e hinchazón. El tratamiento depende de la gravedad pero puede incluir reposo, hielo, férula y fisioterapia para fortalecer la musculatura alrededor de la rodilla.

Un esguince de LLI de grado 1 suele sanar en 1-3 semanas. Un grado 2 puede tomar de 4 a 8 semanas y un grado 3 de 2 a 3 meses o más. Es crucial rehabilitar bien la zona por un profesional para evitar nuevas lesiones.

Desgarros musculares

Los desgarros musculares son rupturas parciales o totales de las fibras musculares. Suelen ocurrir en los isquiotibiales, los aductores y los cuádriceps. Se producen por sobrecarga muscular, especialmente en aceleraciones y cambios bruscos de ritmo.

Los síntomas son dolor intenso y sensación de pinchazo en el músculo. El grado del desgarro determina el tiempo de recuperación. Un grado 1 permite seguir una actividad física suave. Un grado 2 requiere de 2 a 3 semanas de reposo y rehabilitación. Un grado 3 necesita entre 3 y 6 semanas de inmovilización y rehabilitación.

Distensiones musculares

Las distensiones musculares son lesiones leves que afectan a las fibras musculares sin llegar a desgarrarse. Se conocen como “tirón”. Suelen darse en gemelos, cuádriceps e isquiotibiales.

Los síntomas son dolor y rigidez leves. El tratamiento es reposo, hielo, compresión y elevación las primeras 48-72h. Suelen recuperarse en 1-3 semanas con estiramientos y ejercicios de fortalecimiento progresivos. Es importante calentar bien para prevenirlas.

Pubalgias

La pubalgia es el dolor crónico en la inserción de los aductores y flexores de la cadera. Es frecuente en futbolistas por el uso excesivo.

Los síntomas son dolor inguinal y en la parte superior de los aductores. El tratamiento es reposo deportivo, antiinflamatorios, fisioterapia para lesiones y ejercicios de core. La recuperación puede durar de 2 a 6 meses. En casos graves puede requerir cirugía.

Lesiones graves en el fútbol

Además de las lesiones más comunes, en el fútbol también se pueden sufrir lesiones graves, como:

Rotura ligamento lateral interno

La rotura completa del ligamento lateral interno de la rodilla es una lesión grave frecuente en deportes de giro. Requiere siempre cirugía y entre 6 y 12 meses de rehabilitación.

Implica la reconstrucción quirúrgica del LLI y un proceso largo de readaptación y fortalecimiento. Es crucial seguir los protocolos de rehabilitación para recuperar la estabilidad y funcionalidad de la rodilla.

Ligamento cruzado anterior (LCA)

La rotura del ligamento cruzado anterior es una lesión grave de rodilla frecuente en deportes de contacto. Requiere cirugía y entre 6 y 9 meses de rehabilitación.

El tratamiento implica la reconstrucción quirúrgica del LCA con tendón del propio paciente y un proceso largo de rehabilitación. Es esencial seguir los protocolos de fisioterapia y readaptación deportiva progresiva.

Fractura de tobillo

Las fracturas de tobillo como la fractura bimaleolar (peroné y tibia) son relativamente frecuentes en el fútbol. Requieren yeso o cirugía y al menos 6-8 semanas de inmovilización y rehabilitación.

El tratamiento depende del tipo de fractura pero suele incluir fijación con yeso, tornillos o placas más rehabilitación. Es importante recuperar la movilidad y fuerza del tobillo de forma gradual y progresiva.

Fractura de tibia y peroné

Las fracturas de tibia y peroné suelen requerir hospitalización, reducción de la fractura y fijación interna con clavos, tornillos o placas. El tiempo de recuperación es de unos 4-6 meses.

Requiere inmovilización inicial con yeso o férula, descarga y el uso de muletas. La rehabilitación progresiva es clave para recuperar la funcionalidad y prevenir complicaciones.

Rotura de metatarsianos

Los metatarsianos son los huesos largos del pie. Su fractura por sobrecarga es común en futbolistas. Requiere de 4 a 8 semanas de inmovilización con bota de yeso o férula y rehabilitación progresiva.

El tratamiento incluye reposo, hielo, inmovilización y ejercicios de rehabilitación. Es importante recuperar la fuerza y movilidad de forma gradual antes de volver a la actividad deportiva plena.

Rotura de menisco

Las roturas de menisco en la rodilla son frecuentes en deportes con giro y pivote. Los síntomas son dolor, bloqueo e inflamación. Pueden requerir cirugía artroscópica y entre 2-3 meses de rehabilitación.

El tratamiento depende de la localización y extensión de la lesión. La cirugía repara o retira el tejido dañado. La rehabilitación posterior es crucial para recuperar la funcionalidad de la rodilla de forma progresiva.

Prevención de lesiones en el fútbol

lesion futbol 1 1

Para prevenir lesiones, los futbolistas deben:

  • Realizar un calentamiento adecuado antes de jugar o entrenar, con carrera continua, ejercicios de movilidad y estiramientos.
  • Incrementar progresivamente la intensidad del entrenamiento.
  • Usar el equipamiento deportivo apropiado, como calzado adecuado.
  • Cuidar la musculatura con ejercicios de fuerza y propiocepción.
  • Descansar lo suficiente entre sesiones de entrenamiento y partidos.
  • Seguir una dieta equilibrada que aporte nutrientes para la recuperación muscular.
  • Hidratarse bien antes, durante y después del ejercicio.
  • No automedicarse y consultar con un fisioterapeuta ante cualquier lesión para iniciar el tratamiento temprano.
  • Trabajar la flexibilidad de forma regular.

Seguir estos consejos puede reducir significativamente el riesgo de lesiones y contribuir a una práctica del fútbol más saludable y duradera.

 

0 comentarios
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *