Lesión de menisco en Málaga: recuperación y tratamiento

6 diciembre 2022
lesión de menisco Málaga

Hoy vamos a conocer todo lo que necesitas saber sobre la lesión de menisco, pero antes será necesario conocer qué es el menisco. El menisco se trata de un cartílago de pequeño tamaño alojado en el interior de la rodilla, concretamente, entre la tibia y el fémur, que sirve para mantener estable la articulación.

Cabe destacar, que por cada rodilla, existen 2 meniscos: el externo, también conocido como lateral; y el interno o medial.

¿Qué es una lesión de menisco? 

Ahora bien, nos encontramos con una lesión de menisco cuando este  cartílago sufre un desgarro, que es lo más común y leve, o una rotura, donde ya estaríamos tratando con una lesión de mayor gravedad.

Además, es conveniente saber,  que la lesión del menisco interno suele traer consigo también un cierto daño en el externo, lo cual no es mutuo, ya que cuando la lesión ocurre en el menisco externo o lateral, es improbable que el interno se encuentre dañado.

Esta lesión es muy frecuente, por su continuo desgaste y exposición al choque, en deportes como el fútbol, baloncesto, rugby o tenis, entre otros.

Síntomas de una lesión de meniscos

El síntoma principal de las lesiones de meniscos, son la sensación de molestia o dolor en la parte interior o exterior de la rodilla, según el menisco que sufra la lesión. Además de este dolor, que ocurre con mayor intensidad a la hora de flexionar la pierna lesionada, también existen otra serie de síntomas generales de las lesiones de meniscos.

  • Escuchar una especie de crujido en la rodilla cuando se produce la lesión.
  • Aparición de ciertos bloqueos o fallas de fuerza en la pierna donde se ha producido la lesión.
  • A la hora de estar parado o en reposo durante cierto tiempo, sentir dificultad de reiniciar la actividad por fallas en la rodilla.
  • Inflamación de la zona afectada.

Principales causas de lesión de menisco 

Existen 3 principales causas que provocan lesiones de menisco, y se tratan de las siguientes:

  1. Causas mecánicas: Son las causadas por una deformación de la estructura corporal, como puede ser de la cadera, que provoca un deterioro progresivo, que incluso hay casos en los que es imperceptible. Además, a esta tipología, también pertenecen las malas posturas o giros en apoyo, lo cual suele ser mayor síntoma de rotura que de desgarro.
  2. Causas traumáticas: Pueden ser debidas a impactos en el menisco de manera directa, o realizar cambios de intensidad continuados. Por esto, es una lesión muy frecuente en futbolistas y tenistas, como son los casos de Sergio Canales o Rafael Nadal.
  3. Causas degenerativas: Son las producidas por el desgaste a lo largo de los años, suele ser común, en personas de mayor edad, o en deportistas tras el retiro.

Como es obvio, a todo esto, siempre le influirá, la forma física de la que dispongamos, ya que las rodillas, junto a los tobillos, son las articulaciones que más sufren la tenencia de un tono físico inadecuado.

lesion de menisco

¿Cómo se tratan las lesiones de menisco? 

Generalmente, las lesiones de meniscos menores, como pueden ser los desgarros, suelen tratarse principalmente con reposo, aplicando hielo en la zona afectada, a ser posible, ejerciendo cierta presión sobre la articulación, y mantener ésta elevada. 

Posteriormente, lo más aconsejable es acudir a un especialista el cuál te informará sobre los pasos a seguir, y cuándo podrás volver a tu rutina deportiva. 

Tratamientos de fisioterapia para lesiones de menisco en Málaga

En caso de rotura, tarde o temprano, lo más recomendable y la única solución de que no se deteriore en mayor medida a la larga, es la operación.

Tras ésta, que suele ser a través de una artroscopia de un periodo aproximado, de 35 minutos, debes seguir las instrucciones del fisioterapeuta especializado para que la recuperación sea en el menor tiempo y con la mayor efectividad posible, ya que las recuperaciones de estas operaciones son claves para no volver a repetir la misma en un futuro.

Estas instrucciones, se basarán, en ejercicios de reforzamiento y de tipo tonificantes, como pueden ser estiramientos repetitivos, junto a posturas o movimientos que son aconsejables no realizar, para así conseguir que la articulación vuelva a tener la misma estabilidad que antes de la lesión. 

Por último, es importante, en caso de ser deportista, que cuando estemos totalmente recuperados de la lesión y volvamos a la rutina, utilizar una rodillera recomendada por un especialista. También te recomendamos  acudir a un fisioterapia en Málaga para ayudarte a tratar la recuperación con fisioterapia para la rodilla. 

Rate this post
0 comentarios
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *