Lesión de isquiotibiales en Málaga: Cómo recuperarte

6 diciembre 2022
Lesión de isquiotibiales

¿Sufres de una lesión de isquiotibiales en Málaga? La lesión de isquiotibiales se basa en un esfuerzo de cadera excesivo con la rodilla en una posición estirada, que provoca un desgarro de las fibras musculares. Esta lesión es muy común en los deportistas, en especial en los que su profesión u hobby requiere de la realización de saltos, cambios de dirección o carreras progresivas y continuas.  Si notas cierta molestia en la parte posterior del muslo, y piensas que has sufrido una lesión de isquiotibiales, primordialmente debes mantener reposo y no realizar ningún tipo de actividad que conlleve un sobreesfuerzo del músculo dañado, e intentar colocar frío en el mismo.  Para saber cómo recuperarse de una lesión de isquiotibiales en Málaga, lo primero es conocer los distintos grados de la lesión que existen, que son principalmente tres, ordenados del más leve al más grave, que puede conllevar incluso cirugía.

¿Qué es la lesión de isquiotibiales?

Para identificar este tipo de dolor, es fundamental saber qué son los isquiotibiales y qué función cumplen en nuestro cuerpo. Los isquiotibiales se trata de un conjunto de 3 músculos que recorren la parte posterior del muslo desde la zona de debajo de la rodilla hasta la cadera. Estos músculos son el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso y tienen la función de permitirnos flexionar la rodilla y mantener la pierna recta hacia atrás, los cuales son estiramientos habituales tanto de recuperación como de activación.

Principales síntomas de una lesión de isquiotibiales

En general, los principales síntomas de una lesión de isquiotibiales son los siguientes:

  • Aparición de un hematoma en la parte posterior del muslo, concretamente en el lugar del desgarro, que produce un dolor especialmente agudo y centralizado.
  • Aparición de diferentes molestias al estirar y contraer el músculo.
  • No nos permite continuar la actividad, debido a la gran incomodidad al realizar distintos movimientos como cambios de ritmo, estiramientos forzados o saltos.

lesión de isquiotibiales

¿Cómo saber si estoy lesionado de isquiotibiales?

Para identificar si tenemos una lesión de isquiotibiales, como es obvio, debemos acudir a un especialista, no obstante, si queremos tener una primera aproximación, debemos tener en cuenta una serie de indicaciones. En primer lugar, la dolencia en una lesión de isquiotibiales se caracteriza por un ‘‘pinchazo’’ muy intenso y agudo en la zona del desgarro. Posteriormente, observaremos si ha aparecido algún tipo de hematoma donde sentimos la molestia, ya que en esta lesión suele aparecer. Por último, probarnos suavemente a estirar o realizar algún tipo de actividad física, ya que si los isquiotibiales los tenemos dañados, no nos permitirán realizarla.

Posibles causas de lesión

Las lesiones de isquiotibiales son causadas habitualmente por estiramientos de gran intensidad en alguno de los 3 músculos que forman los isquiotibiales (bíceps femoral, semitendinoso y semimembranoso). Hay diferentes motivos o causas que pueden desencadenar en una lesión de isquiotibiales. Los más frecuentes son los traumatismos,  movimientos o estiramientos bruscos,  exceso de actividad física (puede provocar una sobrecarga), mala alimentación de forma continuada y realizar actividades después de un largo periodo de sedentarismo.

¿Cuánto dura una lesión de isquiotibiales?

Hay un dato muy importante respecto a la lesión de isquiotibiales: Cómo recuperarte y cuánto dura una lesión de este músculo. Normalmente, el tiempo de recuperación oscila según el grado del desgarro muscular, si es de grado 1, la recuperación será de entorno 3 a 5 días, de grado 2, tardaremos entre 10 a 14 días y de grado 3 podría ser incluso mayor a 3 semanas, siempre que no haya cirugía, lo que ya alargaría la recuperación incluso a más de 1 mes aproximadamente.

Recuperación de una lesión de isquiotibiales

Para recuperarnos de manera correcta además de seguir los tiempos de recuperación, es importante seguir una serie de recomendaciones.

  • Suprimir cualquier tipo de actividad física e intentar no realizar numerosos movimientos con la pierna de la lesión. 
  • Aplicar hielo en la zona afectada.
  • Cuando se esté sentado, es aconsejable mantener ligeramente levantada la pierna, esto puede favorecer a la reducción de la inflamación.
  • Realizar un vendaje de comprensión en el muslo, para así conseguir disminuir el dolor y la inflamación causada por la lesión.

Tratamientos de fisioterapia para isquiotibiales en Málaga

Generalmente, los tratamientos de fisioterapia en Málaga para lesión de isquiotibiales están divididos en 4 fases, de las cuales nos podemos encontrar en cualquiera de las 4 dependiendo del tiempo que tardemos en tratarnos la lesión. 1 ª Fase de inflamación Se denomina al tratamiento post-lesión, al realizado desde el primer hasta el tercer día de la lesión, basado en el reposo deportivo y a la elevación de la zona lesionada, que se encontrará inflamada debido a la rotura y necrosis de las miofibrillas. 2 ª Fase de vascularización y degeneración Esta fase se realiza a partir del tercer día de recuperación y trata de iniciar la realización de ligeros movimientos controlados para aumentar la vascularización del tejido afectado, evitar cicatrices y apoyar la regeneración y activación del músculo. Estos movimientos van desde ejercicios isométricos y de activación neuromuscular del músculo y de disociación agonista o antagonista. 3ª Fase proliferativa, fibrótica y de estimulación celular. Fase que puede durar hasta 28 días aproximadamente después de la lesión, y que se centra en la regeneración de las miofibrillas, provocando que las células satélites se activen. Para ello en dicha fase se realizan estiramientos para conseguir aprender a manejar y controlar el dolor y la carga de forma controlada y movimientos tanto de flexión de rodillas como de extensión de cadera. 4ª Fase de remodelación. Por último, tendremos que asegurarnos que recuperamos la capacidad muscular, para volver a la actividad, para ello tendrán que madurar las miofibrillas regeneradas gracias a la recuperación.  Para esta maduración es conveniente comenzar movimientos de fuerza específicos combinados con un tratamiento manual. Sirve para relajar tensiones, y con ejercicios de perfeccionamiento técnico de carrera para flexibilizar la musculatura posterior y así terminar una correcta recuperación de una lesión de isquiotibiales.

Cirugía de isquiotibiales

Esta cirugía se utiliza para desgarros graves de las fibras de cualquiera de los 3 músculos que componen los isquiotibiales y para cuando este se suelta de la zona donde se unifica o con la pelvis en la parte superior, o por la tibia, en la parte inferior. La técnica general para realizar una cirugía de isquiotibiales, se basa en primer lugar, en ubicar exactamente la tuberosidad isquiática para insertar inicialmente dos anclajes, que son los encargados de sujetar el tendón de los isquiotibiales, y posteriormente pasar estos 2 anclajes por el tendón hasta la zona afectada para finalmente colocar un tercero que sirve para proporcionar más estabilidad al músculo en su totalidad. Dicha técnica requiere un día de ingreso hospitalario, el tiempo estimado de durabilidad de la cirugía sería de 1 hora y 30 minutos y se realizaría con anestesia espinal. Finalmente, el tiempo de recuperación postquirúrgico empezaría con unas 2 o 3 semanas de reposo, para luego comenzar a hacer ejercicios progresivos de movilidad, avanzando la dificultad y la intensidad periódicamente según el ritmo que percibas que te permite el músculo afectado para evitar una recaída en la zona intervenida.

Rate this post
0 comentarios
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *